Alianza Cristiana y Misionera Chicureo

christ_in_storm_on_sea_of_galilee_ludolf_backhuysen

La Ayuda del Señor en la Obra Transformadora

christ_in_storm_on_sea_of_galilee_ludolf_backhuysenMarcos 16.20 Los discípulos salieron y predicaron por todas partes, y el Señor los ayudaba en la obra y confirmaba su palabra con las señales que la acompañaban.

No podemos minimizar—más bien anhelar—las palabras del escritor de Hebreos, Dios ratificó su testimonio acerca de ella con señales, prodigios, diversos milagros y dones distribuidos por el Espíritu Santo según su voluntad, (2.4).  En algo reprocha y reprende al creyente incrédulo de hoy.  Un creyente incrédulo, ¿Puede eso ser?  Sí.  El pecado del pueblo de Dios de antaño era justo eso, la incredulidad.  ¿Hoy?  Podría ser igual.  Tenemos que meditar profundamente si de veras vemos como el Señor ayuda en la obra y confirma Su palabra en nuestras vidas.  Dios, dice Hebreos, ratificaba el testimonio de la gente en maneras convincentes.

Necesitamos esta manifestación en nuestras vidas; la que demuestre Su poder transformador.  ¿Qué señales evidentes como el Fruto de Espíritu puede ver mi vecino, mi colaborador en el trabajo y las personas con quién me codeo?  También los milagros de cambio de vida y prodigios del Espíritu Santo son indispensables para que podamos evangelizar, en especial hacer misiones efectivas más allá de nuestras fronteras vecinales, a las idiomáticas y culturales.

El poder del mundo nos deja tan chicos que el Señor tiene que ayudar o fracasamos rotundamente.  El cristiano que sale sin fe buscando los prodigios, volverá vacío sin el Fruto.  Ninguno de nosotros sería tan precipitado y presuntuoso como para salir a hacer lo imposible sin primero estar empoderado por el Dios de lo imposible.  Lo que garantizará victoria será lo que Lucas vio en Jesús, el poder del Señor estaba con Él (Lucas 5.17).

Oración: Señor, hoy queremos la manifestación de tu poder en nuestras vidas.  Que nuestra transformación a Tu imagen sea tan prodigiosa que podamos contagiar a todos en nuestro derredor.  Amén.

Pastor G David Woerner